Los sueños chafas

Como el artículo introductorio dice, hay días en los que sueño chafa. Sí, ya qué.

La cosa es que a veces me levanto y comienzo a recordar, en algunas ocaciones no es necesario hace esfuerzo para que el sueño venga, ya sea porque me ha impactado a nivel íntimo, o porque grafica y narrativamente es interesante; en otras me devano el seso intentando ver a las imagenes que de la noche, todo para tener como resultado un recuerdo simple y sin sabor.

Una vez me vi actuar de manera supersticiosa, y gracias a uno de estos sueños que impactan. Yo me tranquilizo pensando que fue cuatela de mi parte:

Tenía en puerta un viaje con grandes posibilidades de ser un rotundo fracaso. Después de soñar cancelé mis boletos. Éste es un sueño donde el argumento principal no se centra en las imágenes o las acciones, sino en las sensaciones, valga la redundancia, físicas.

Estaba en una hacienda que pertenecía a una de las personas que, con seguridad, vería si yo viajaba. Caminaba en ese lugar para conocerlo; lo recorría con curiosidad. Llegué a una fuente seca en un jardín casi sin pasto, y pobre en flores. A lo lejos vi acercarse al dueño, caminaba directo hacía mí. A lado de la fuente estaba yo de pie, esperándolo. Cuando estuvo a pocos pasos de mí pude distinguir un revólver color carbón en su mano derecha. Este personaje se colocó muy cerca de mí y encañonó mi garganta, dejó pasar un instante y disparó.

Sentí mi espalda chocar contra el suelo, pero verdaderamente pude sentirlo, y después, lo más fuerte: comencé a experimentar un cosquilleo dentro del pecho, y para terminar con la agradable experiencia-visión-sueño sensorial, de la boca se arrancó hacia fuera de mí algo incorpóreo. Después conjeturé que era la sensación que supongo imaginaba de cómo era el desprendimiento del alma.

El desprendimiento fue percibido desde la perspectiva de lo incorporeo que avandonaba el cuerpo, el alma; y desde la masa que iba experimentando la pérdida de algo primordial para ella, el cuerpo.

Me desperté desasosegado, digiriendo la tétrica novedad que esta experiencia casi real (¿o verdadera?) me había dado, y también la una sensación franca de extrañeza. Ese mismo día cancelé los tickets.

Este ejemplo, por decir algo, es uno de esos sueños que me obligan a recordarlos por lo extremo de los detalles ya sea sensoriales o sentimentales.

Por el contrario hoy me desperté y pensé “hoy voy a aburrir a los pocos lectores que tengo”. Y, como es de notarse, estoy eludiendo la narración de hoy porque creo que es bien pobre el relato de ahora.

El sueño comienza en un campo con abundante pasto, sin una sola persona y un cielo despejado. Inspeccionaba con la mirada el lugar. Lo repasé y no hubo oportunidad de ignorar un globo aerostático que estaba a mis espaldas; estaba preparándose para volar. En ese instante yo me enteraba que el medio de transporte y los preparativos habían sido financiados por gente que no deseaban mi presencia cerca de ellos. El plan que tenían habían construido era subirme en el globo y dejarme en el cielo a mi suerte. Antes de que pudiera enterarme sobre si lograban echar andar el plan, o escapaba, desperté.

Dejo al juicio del lector. Comenten.

100_35917.jpg

Anuncios
Los sueños chafas

2 comentarios en “Los sueños chafas

  1. caro dijo:

    primooo! q sueñooo, está intensón primo, escribes poca madre y dejas muchos mensajes, no dejes de escribir lo q sientes va? eres muy bueno, tqm!!

  2. supernova... dijo:

    Ahh… entonces hola… soy una lectora más, a la que es verdaderamente dificil de complacer, y de amarrar a la lectura, no es que no me guste leer, solo que hay muchas peronas que no le ponen sabor… y más si le sumas un dta, (deficit de atencion) ahh no no es tanto,… jaja pero creo que dentro de este sueño al que tu dices… “chafa”, no lo es, que bueno que seas tan estricto con vos, ya que das material de calidad.

Los comentarios están cerrados.