Ensoñaciones acalenturadas

Son 3:39 am. Carajo, no puedo dormir. Desperté a las 2:40 am de un sueño, que más bien fue pesadilla. Últimamente mis en pesadillas aparecen elementos de películas de terror que, de alguna u otra forma, me hicieron mella. Por ejemplo, hace poco veía el rostro de una caricatura femenina, en realidad no existe esa animación, y mientras me entregaba a la contemplación de esa cara horrorosa, me sobresaltó un ruido chillante. Quien vio la versión gringa (no se si de la misma forma en la japonesa) del aro, recordará, espero, el sonido agudo y penetrante del video matador, perdón, asesino. Bueno pues ese insulto auditivo, me conmocionó tanto que desperté.

Hoy a las 2:40 soñaba con el teclado de una máquina de escribir negra. Estaba sobre un terrón, de tierra para ser más específicos, y mientras tenía esa escena frente a mí, distinguí una voz de quien no lograba ver alguna parte de su cuerpo, de o sus facciones. Entonces ésta relataba la historia, palmo a palmo, de la bruja de Blair: quiero justificarme y argüir, antes de que se me tache de miedoso, que la película no me horrorizó, ni mucho menos me traumatizó o asustó, sino que del cine, salí verdaderamente mareado. En fin, el caso es que soñaba la máquina de escribir cuando el relato finalizó, y con un tono bien alarmista me dijo: “esto ocurrió en terrenos baldíos que circundan X” o sea, donde vivo. En ese instante se apoderó de mí un terror grueso: aplasté la máquina contra el terrón, y ésta se desplomaba a quién sabe dónde. Acto seguido grité.

Como si hubiera una mano que me jalara por la espalda, como a los cachorros, me saqué del sueño profundo a la vigilia. 39 grados celsius me cargaba, además de un miedo que se me fue quitando con forme pasó el tiempo. Por cierto, en el momento en que regresé no pegué un grito como en las películas gringas.

Creo que está apunto de caerme una enfermedad chida, así es que mejor me guardo en algún rincosillo de mi cama e intenó dormir.

PS: Si se nota, por casualidad, un cambio en la ortografía española, o de estilo o un dedazo es porque a) estoy enfermo y no quiero volver a leer lo ya escrito, y b) porque aún me cargo mi temperatura alta.

Anuncios
Ensoñaciones acalenturadas

4 comentarios en “Ensoñaciones acalenturadas

  1. Carolina Espinoza Andrade dijo:

    Primooo, no sabes como me dejaron picada tus sueños! si hubiera estado en tu lugar hubiera muerto de miedo o no se jaja..Realmente escribes muy padre, muchas felicitaciones..tenía tiempo q no leía algo asi, no quería q acabara el sueño d hecho jaja..

Los comentarios están cerrados.