Beso

Soñé que estaba en una fiesta, una de ésas en donde tienes que llevar traje, o si es el caso, vestido largo. Si no, nomás no te dejan pasar. Me veía sentado en una mesa redonda como para diez personas; sólo dos me acompañaban y se levantaron para ir al baño. Me quedé solo y vi a quienes estaban cerca de mí. Había una mujer de mi edad, bonita, portaba un vestido durazno, y en cuanto me vio solo se sentó a mi lado (modestia aparte).

De una bolsa diminuta, también durazno, sacó un pequeño frasco de apariencia abiertamente clandestina. Mientras me inclinaba para ver dentro de la bolsita de noche, nuestras mejillas se tocaron: poco a poco, como si la fuerza magnética estuviera involucrada, nuestros labios se atrajeron. Sentí sus dientes tibios y una lengua aterciopelada.

Los dos pares de ojos cerrados. La mirada ciega. Sentí su mano, suave, darme el frasco directo en la mía.

Mis acompañantes, cuando llegaron, me vieron con desconfianza por besarme con una desconocida.

Ni a ella ni a mí nos importunaron las miradas.

100_73161

Anuncios
Beso