Invierno

Volvía por una senda campestre a Alemania. Era invierno y la luz era crepuscular. Entre mucha nieve vi una casa que tenía una iluminación como de candil; la supe cercana, y una pareja de perros —creo que machos— salió a recibirme. Detrás de ellos venía una señora pero no sabría decir quién era. Los animales eran fuertes y enérgicos. Los perros me gustan.

Mis pantalones tenían nieve y el frío era bastante. Quizá la señora me invitó a pasar a esa primera casa; sin embargo, mi camino siguió. Llegué a las puertas de una iglesia gótica con detalles azules y color oro; el hielo también la adornaba. Entré. Dentro la oscuridad casi reinaba, y una sensación de calor me llegó lentamente. Me quedé dormido sobre una plancha esculpida en roca gris; parecía un tálamo o una tumba: quiero decir que no era un lugar adecuado para descansar. Un poco después una monja, la única mujer que habitaba la iglesia, me despertó con mucho tiento y me llevó más adentro del edificio. Vi rosetones con detalles de oro conquistados por el hielo del invierno. La luz era escasa, áurea y estática.

No podría decir en qué momento llegué a la puerta de un tercer hogar. Mis-ojos-verdes me guió. No podíamos entrar, y un trío —tal vez una pareja— de aves parecidas a los patos o a los gansos se dirigió con hostilidad hacia nosotros: querían mordernos. Uno llegó con el pico abierto y lo asestó en mi brazo o en mi pierna; traté de distraerlos con mi abrigo pero otros animales me atacaron: unos Espouns (en alemán). Asemejaban gusanos y tenían dos tenazas como los alacranes; estos habían trepado hasta mi estómago y mordían con fuerza mi piel.

Anuncios
Invierno

9 comentarios en “Invierno

    1. Es una gran asociación. No había pasado por mi cabeza la cuestión del ingreso. ¿Tú crees que el hielo responda a una correcta lógica narrativa, o que estuvieran en los rosetones es otra forma significativo?

  1. chauiduga dijo:

    Todo sueño tiene una narrativa ilógica, contundente y verídica. Dentro del templo del saber al que llegas,adornado de detalles azul y oro, el desconocimiento me recuerda a esa oscuridad que casi reinaba en el interior. Otro elemento para reflexionar es que ese sitio no es apropiado para descansar.

  2. chauiduga dijo:

    Otro elemento de la aventura onírica tiene que ver con tu experiencia durante los prerequisitos. No eras admitido como un puma. Eras tratado con “frialdad” semejante a una relación gélida. Ya inscrito en el posgrado, empiezas a sentir que “una sensación de calor te llegó lentamente.”

    1. Te voy a hablar de otra intuición. El hielo en este sueño tuvo en muy pocas ocasiones una “intención” de estalactita cuyo sentido apuntaba a la superficie y no a los interiores. Por esto, intuyo que ese hielo tiene que ver con las Rayas. Es algo telúrico, subterráneo; aunque esta vez se encontraba en las alturas y no a ras de suelo.

Los comentarios están cerrados.