Caballo amarillo

Rodeábamos unos hombres y yo las patas de una estatua amarilla de un caballo, que era unas cinco veces más alta que yo. Entre todos acomodábamos, anudábamos y recorríamos unas cuerdas que llegaban hasta el cuello del caballo y bajaban hasta nuestras manos y el suelo que pisábamos. Algunos amarres estaban fincados en aquel cuello pero también asegurban a un niño que montaba la estatua; él permanecía recostado y abrazaba la estatua como si quisiera escuchar sus latidos.

Mientras estaba en esa posición, quienes rodeábamos la estatua sujetamos las cuerdas y algunos gritaban al niño qué debía hacer. Con lentitud, apoyando ambas manos bien abiertas en el cuerpo de metal que montaba, y con los músculos tensos, las cuerdas se movieron mientras él se incorporaba como jinete. Un garrafón de agua, que estaba atado como contrapeso, era lo que le dificultaba despegar el pecho del caballo.

Una vez que estuvo por completo sentado, vitoreamos el logro del niño.

No sé si en compañía o en solitario me transporté por agua hacia un lugar apartado del caballo amarillo. No había playa: era un farallón de rocas grises, angulosas como las vegetaciones en la selva y afiladas como los erizos que lastiman los pies. El agua tenía un color oscuro parecido al de la piel de los tiburones o de los ojos azules que apenas les da la luz. Entré en una habitación en la que cabrían tres o cuatro personas; era triangular y estaba labrada adentro del farallón con una geometría lograda quirúrgicamente. La parte de la habitación que daba al mar era una especie de puerta, de forma tiangular y terminaba en un escalón que se sumergía en el agua del mar. Los cortes en la puerta, los escalones y el piso, aunque se veían erosionados por el tiempo, eran rectos y simétricos.

Me di cuenta que ese lugar de roca era un escenario para la puesta en escena de la tragedia griega. Pero estaba solo ahí: no había actores, —y por tanto— ninguna obra que pudiera representarse en el escenario. ¿Cómo podría haber algún público si el espacio para las gradas estaba ocupado por el inicio del mar?Tragedia y mar

Anuncios
Caballo amarillo