Invierno

Volvía por una senda campestre a Alemania. Era invierno y la luz era crepuscular. Entre mucha nieve vi una casa que tenía una iluminación como de candil; la supe cercana, y una pareja de perros —creo que machos— salió a recibirme. Detrás de ellos venía una señora pero no sabría decir quién era. Los animales eran fuertes y enérgicos. Los perros me gustan.

Mis pantalones tenían nieve y el frío era bastante. Quizá la señora me invitó a pasar a esa primera casa; sin embargo, mi camino siguió. Llegué a las puertas de una iglesia gótica con detalles azules y color oro; el hielo también la adornaba. Entré. Dentro la oscuridad casi reinaba, y una sensación de calor me llegó lentamente. Me quedé dormido sobre una plancha esculpida en roca gris; parecía un tálamo o una tumba: quiero decir que no era un lugar adecuado para descansar. Un poco después una monja, la única mujer que habitaba la iglesia, me despertó con mucho tiento y me llevó más adentro del edificio. Vi rosetones con detalles de oro conquistados por el hielo del invierno. La luz era escasa, áurea y estática.

No podría decir en qué momento llegué a la puerta de un tercer hogar. Mis-ojos-verdes me guió. No podíamos entrar, y un trío —tal vez una pareja— de aves parecidas a los patos o a los gansos se dirigió con hostilidad hacia nosotros: querían mordernos. Uno llegó con el pico abierto y lo asestó en mi brazo o en mi pierna; traté de distraerlos con mi abrigo pero otros animales me atacaron: unos Espouns (en alemán). Asemejaban gusanos y tenían dos tenazas como los alacranes; estos habían trepado hasta mi estómago y mordían con fuerza mi piel.

Anuncios
Invierno

Parque industrial

Estaba en la explanada de un campo industrial rodeado por paredes muy altas hechas por tuberías, compuertas, metal, pilas de vapor y escaleras. El piso era un mapa conformado por líneas gruesas de pintura de colores blanco, amarillo y rojo.

Ahí, personas vagaban. Yo hacía lo mismo. De pronto, desde las compuertas rodaron unos carretes gigantes de metal sobre unas rampas especiales para tal propósito. Los carretes avanzaban hasta un espacio destinado como contenedor al aire libre. Un espíritu de dinamismo embargó al campo industrial. A mí también.

Más y más carretes, ahora de otros tamaños, salían de las compuertas que parecían no tener fin. La fábrica se puso en marcha.

Corrí hasta los espacios-contenedores para verificar que los carretes sí llegaran a su destino y no hicieran destrozos (aunque conocía de antemano que de ocurrir lo contrario yo no podría hacer nada al respecto). Saber que todo funcionaba bien me hizo sentir tranquilo. Al volver cerca de las paredes industriales me encontré con muchas mujeres jóvenes, vestidas todas de la misma forma, que tenían carretes pequeños en sus manos. Trataban de derribarme con ellos pero con habilidad logré esquivarlas. Una de ellas muy atractiva quiso tirarme, no pudo y yo alcancé su boca con la mía.

Parque industrial

Unos animales llamados rayas

Esta noche fue una en la que, en medio de la madrugada, el sueño te obliga a levantarte y escribirlo. Soñé con unos animales que supe enseguida, mientras dormía, que se llamaban rayas. Eran parecidos a las lagartijas aunque más grandes; estaba agrupadas en montículos y yacían inmóviles. Tenían unos ojos desorbitados, casi humanos, que tampoco movían, y que eran muy grandes; ocupaban casi el cincuenta por ciento de su cabeza. La mayoría de las rayas los tenían del color de la tierra; unas pocas, grises o pálidos. Su piel era de las mismas tonalidades que los ojos, solo que esta era áspera y terrosa (recordaba a la cáscara del chico zapote: frágil y desmoronable).

Encontré a este primer grupo de rayas en un exterior. Me desagradó pero lo vi de lejos; el segundo estuvo muy próximo a mí. Lo hallé dentro de una casa en la que podría bañarme, y, en realidad, se trataba de varios grupos de esos animales que me rodeaban. Me producían repulsión acendrada, alcanzando al asco. Yo no perdía mi objetivo de buscar la ducha pero los «reptiles» me lo impedían de alguna forma. Pronto sentí algo parecido a una mordida, piquete o lamida en el codo: miré el hocico de una raya abierto. Me alejé al instante. Vi una vez más a las rayas que estaba cerca y otras que —por vez primera— estaban en movimiento. Quizá ya en la vigilia, o ya en el sueño, conocí que las rayas estaban vinculadas a mí de alguna manera íntima; ya sea que esa mordida me indicaba que esas criaturas estaban invadiéndome de afuera hacia adentro, o que —de algún modo— las rayas habían salido de mí (como si hubiera puesto los huevos necesarios para su nacimiento o como si yo hubiera sido el convocante con el poder necesario para darles existencia). En al menos algún sentido, las rayas son una expresión térrea (sin obviar su implicación simbólica), tal vez inframundana —estrato con el que me hallo en plena afinidad—; si las rayas aparecieron de la nada, lo más probable es que sí hayan venido de la tierra. Desde luego estos seres se encargaron de hacerme sentir una incomodidad (¿añeja o reciente?) que es mía.

Los ojos de las rayas estaban tan muertos que parecían de un bellísimo cristal, pero sin la capacidad de movimiento.

Unos animales llamados rayas

Las estatuas

Había estatuas de formas parecidas al hombre pero mucho más grandes y de alguna forma recordaban a los atlantes de los toltecas. Una de las estatuas se había impuesto como líder de las demás. Eran capaces de pensar, de tener deseo y de moverse. Todas sin excepción eran albas. El que comandaba repetía con insistencia un pensamiento, como si tratara de convencer a los otros de que aquello que pensaba era verdad. «Mi vida tiene el sentido de un juego y por lo tanto en él debe haber muchas piezas que le den ese sentido», era el mantra que ya minaba al resto.

Poco después vi a uno de esos hombres con marcas de brochas que habían sido empapadas con colores muy brillantes, fosforescentes. Alrededor del individuo principal se aglomeraban algunas figuras aún blancas, pero muchas otras ya habían cambiado. Había estatuas quemadas, unas pajizas, otras con penachos, quizá alguna otra relacionada con el agua. El pensamiento había colonizado a otros, como la metástasis.

Las estatuas

Escalera de metal

Los pasos de muchos resonaban con cada escalón subido y la escalera de caracol se elevaba en extremo. Era una tarde de la que podía esperarse lluvia y relámpagos. Las nubes disputaban espacio en el cielo. Luego supe que el propósito de subir escaleras era la instalación de unos aparatos; no recuerdo para qué servían pero debían estar muy altos. Miré a través de uno de ellos y me maravillé de la precisión con que lo alinearon hacia otro muy lejano. Hice saber a los demás que me era asombrosa la técnica utilizada. En ese momento volví a advertir el cielo; amenazaba con soltar descargas potentísimas mientras nosotros, en ese pararrayos accidental, nos solazábamos colocando juguetes. En la tierra vi cómo un rayo no desde la altura, sino intestino que se produjo en las rocas, la hierba y la humedad se manifestó como venas luminosas. Temí mucho estar en las escaleras para cuando los relámpagos arreciaran desde el techo del mundo. Pedí bajarnos de las escaleras. Mis súplicas les parecieron razonables.

Escalera de metal

Oleaje

El lugar en donde estaba tenía un regusto al set que Truman sufrió en The Truman Show. Si bien la arena de la playa debajo de mis pies se sentía muy real, con tan sólo mirar al cielo se advertía un acartonamiento y un sabor a irrealidad. Alrededor mío había un bullicio que recordaba a un hormiguero; no distinguía algún rostro en especial y estoy seguro que la gente huía de la playa. Temían al agua. Y yo, después de unos momentos, también. La primera ola era monstruosa por su tamaño y cortaba sin clemencia el aliento. Tenía un color azul muy parecido al de los zafiros y vaticinaba muertes al instante y otras dolorosas.

Corrí como todos.

Mientras huía del rugido del agua noté que estaba en una isla de forma alargada y ridículamente estrecha; justo en medio había una carreterita en la que una camioneta pequeña me esperaba. Dentro viajaba gente importante para mí y que había venido a mi rescate. Logramos acelerar, como en una película gringa, antes de que la marea lograra alcanzar los neumáticos. Al mirar atrás, la tierra de la isla cedía ante la fuerza de las olas, de la misma forma desaparecía la carretera ya recorrida y, tiempo después, la que faltaba por recorrer.

Las olas se hinchaban descomunalmente y prometían muerte. El tramo de camino que nos quedaba por andar se acabó en algún momento y tuvimos que tomar una decisión. De manera curiosa la gente que estaba dentro del coche se esfumó o dejó de importar, así que abrí la puerta y lo primero con lo que me encontré fue una resbaladilla o tobogán que me conducía directo y sin misericordia al mar furibundo que ya había consumido cualquier sostén. Cerré los ojos resignado y sentí con claridad el momento de entregarme. Me dejé caer hacía el líquido zafiro que esperaba con ansia.

Oleaje

Vidrios rotos y cine cristalino

En una sala tres sillones apuntan hacia una pared, que es una pantalla como de cine: amplia y blanca. La luz empapa todos los objetos de pureza. Hay varias personas en ese lugar. Todos vemos una película muda que tiene unos movimientos circulares y flotantes de cámara; hay imágenes vívidas y límpidas en la cinta. Todas las tomas son a color, y ¡qué color!

Las personas que están ahí han ocupado todos los sitios en los sillones y yo no tengo dónde sentarme. Los más allegados a mí me ofrecen un poco de su asiento, pero me es difícil acomodarme. Al final opto por sentarme en uno de los brazos del sillón.

La primera toma que miro es el busto de un changuito café que tiene una cabeza muy particular. De la nariz a la frente se ve un par de huesos grisáceos de forma convexa y geométrica; eran una especie de pirámides pero con un vértice mucho más largo que los otros, recordaba su base a un triángulo isósceles. Tales huesos eran parte de su naturaleza ya que ellos no conformaban ninguna deformidad. Sus ojos son negros y muy pequeños.

Ese animal estaba destinado para algún fin que desconocía. Poco después el simio ya había salido de la pantalla y estaba en los brazos de una de mis tías; dejan la sala de proyección y se van a una especie de quirófano que está en la cocina de la casa. Al llegar ahí miro unas férulas de cristal que el changuito usa, el material recordaba al vidrio que se vende en los mercados, que es muy artesanal y dentro de éste hay muchas burbujas. Mi tía aparece vistiendo una bata y empuña un martillo, con el que gentilmente golpea el vidrio hasta reventarlo. Retira los restos de férula mientras el animalito espera con paciencia. En un cuenco de vidrio ella pone los pedazos desparramados sobre la plancha que hacía las veces de quirófano. En ese cuenco había un poco de vino tinto al que se le había agregado agua. La visión de esos tres elementos juntos, en el sueño, ofrecía casi un espectáculo a la vista porque eran sumamente prístinos y transparentes.

Para ese entonces recuerdo que el chango dentro de la película tenía un papel fundamental y al final se escapa. Mi tía dice que tiene que hacer algo; toma el cuenco y lo apoya contra su cintura mientras que con una de sus manos se ayuda a sostenerlo a esa altura; calza unos zuecos y abre la puerta de la cocina, a través de ella puedo ver un gran campo con pasto perfectamente cortado. A lo lejos se distingue un cerco de árboles. El cielo está gris y llueve mucho. Le digo a mi tía que no se vaya porque si ella se va, el simio se va a perder, se escapará; ella me responde que no, que él ahí se va a quedar. Sin embargo yo estoy seguro de mi afirmación.

Mi tía da unos pasos y la lluvia comienza a mojarla. Parece disfrutarlo. Mi tía se interna en ese campo y se va.

Vidrios rotos y cine cristalino